jueves, 28 de febrero de 2008

Psicólogo Interno Residente

No suelo hablar de cosas personales en este espacio. Expreso mi opinión y comparto a menudo mis reflexiones con vosotros, pero no suelo contaros mi vida.
Muchos de vosotros sabreis lo que he estudiado; otros lo intuireis por el contenido de muchas de mis entradas. Soy licenciada en Psicología y me preparo el acceso a la formación sanitaria. Para ello tengo que obtener plaza PIR (similar a las MIR de los médicos).
Lamentablemente en poco se parecen, ya que salen muy pocas plazas. Este año ha sido, hasta la fecha, el año con mayor número de plazas: 107. Nos hemos presentado cerca de 2000 personas.

No es una oposición. No tienes un puesto de trabajo fijo para toda la vida; por lo que es absurdo compararlo con el ratio que existe en cualquier oposición. Es el acceso a la formación que es exigida por el Ministerio de Sanidad para poder ser Psicólogo Clínico (tanto hospitalario como privado).

Para exponer la situación, os adjunto una carta de protesta que los compañeros del foro han redactado y están enviando a medios de comunicación y partidos políticos. En ella se explican mucho mejor los motivos de la queja. Sé que puede parecer un tostón, pero haced un esfuerzo, que de una forma a otro nos afecta a todos, ya sea como profesionales, ya sea como usuarios.



La ley 44/2003 de Ordenación de las Profesiones Sanitarias, que se tramitó en la legislatura pasada, excluye a las Psicología de las profesiones sanitarias y solo reconoce al psicólogo especialista en Psicología clínica como profesional sanitario. Con esta ley, el Gobierno pretende que sólo los que realicen el PIR (Psicólogo Interno Residente) y con ello, obtengan el título de especialista en psicología clínica, sean los reconocidos para realizar actividades sanitarias de evaluación, diagnóstico y tratamiento psicológico. Y, para ello, sólo ofertan 100 plazas PIR para toda España. En consecuencia, la mayoría de los psicólogos se encuentra en una situación de incertidumbre, ya que tras obtener la licenciatura en Psicología se encuentran con que no pueden ejercer su profesión debido a la ley anteriormente citada y al ínfimo número de plazas ofertadas para la sanidad pública. Del total de solicitantes, 1.953 psicólogos optaron a una de las 107 plazas de Psicólogo Interno Residente (PIR), lo que supone una ratio de 18,25 candidatos por plaza convocada. El contraste más evidente nos lo encontramos con la ratio de los médicos que, para esta última convocatoria, se ha ubicado a razón de 1,63 solicitantes por cada plaza ofertada.
El Consejo General de Colegios Oficiales de Psicólogos (CGCOP) viene denunciando que ese escaso número de plazas PIR es absolutamente insuficiente, teniendo en cuenta que sociedades médicas de Atención Primaria estiman que hasta un 66% de las consultas de Atención Primaria tienen un componente principalmente psicológico. En esta misma dirección, el estudio realizado recientemente por el Consell Assessor de Salut Mental i Addiccions de la Conselleria de Salut de la Generalitat de Catalunya, revelaba que al menos un 30% de los pacientes atendidos en los centros de Atención Primaria catalanes padecen algún problema de salud mental. En la pasada campaña electoral, el PSOE difundió una nota de prensa en la que prometía que, en caso de llegar al Gobierno, reconocería legalmente que la licenciatura en Psicología es una profesión sanitaria. Sin embargo, no ha cumplido esa promesa electoral e incluso, ha votado en contra de dos iniciativas parlamentarias propuestas por el PP para reclamar que se adopten medidas para reconocer que la licenciatura en Psicología es una profesión sanitaria.

El 31 de Mayo de 2004, la ministra de Sanidad, Elena Salgado, compareció ante las comisiones de sanidad y consumo del Congreso y el Senado y comentó: "En cuanto a la Ley de Ordenación de Profesiones Sanitarias entiendo que se refiere usted al problema de los psicólogos clínicos. Por parte del Ministerio se han establecido conversaciones. Está bastante avanzada la posibilidad de que el número de profesionales con la titulación de psicólogo que puedan acceder a esta especialización de psicólogos clínicos se incremente extraordinariamente con respecto a lo que estaba previsto. Por tanto, entiendo que vamos a encontrar vías de solución a ese problema que usted plantea.".
No sólo no se ha producido un aumento considerable en el número de plazas, sino que además, a la hora de intentar arreglar el problema, pretenden enviar a los pacientes a la sanidad privada, dejando sin posibilidad de tratamiento a los miles de personas que no disponen de recursos para acudir a ésta. Incluso, muchos hospitales públicos solo cuentan con un titulado en Psicología clínica y ningún residente PIR, por lo que si un ciudadano requiere su atención, la lista de espera suele superar los 6 meses debido al escaso personal para atenderles. Por lo tanto, trastornos tan importantes, y en continuo aumento en nuestra sociedad, como la anorexia, la depresión, la ansiedad o la esquizofrenia han quedado en un segundo plano dentro de la sanidad pública y consecuentemente, no tienen el tratamiento completo si no es pagado del propio bolsillo en las consultas privadas. Ante esta situación, es necesario y urgente un aumento de plazas de psicólogos clínicos en la sanidad publica y que, además, aumenten las plazas de formación PIR para cubrir correctamente las necesidades de asistencia psicológica en la sanidad publica...

4 comentarios:

Laia dijo...

Hola,
Cuando has hablado del Pir has dicho: "acceso a la formación que es exigida por el Ministerio de Sanidad para poder ser Psicólogo Clínico (tanto hospitalario como privado)". Tenía entendido que era el acceso para poder trabajar en el àmbito público, para el privado no es "obligatorio".

Anónimo dijo...

El problema que me afecta reside en que si estas trabajando de psicólogo (clínico)ya no puedes optar por el PIR, si aprobara el examen tengo que dejar mi trabajo y además no podría pagar la hipoteca con el sueldo o ayuda que ofrecen.

Llegan las primeras convalidaciones fallidas, que sepais compañeros... que si trabajas para una asociación, para ellos no cuenta como experiencia. Aunque lleves 30 años trabajando de psicólogo clínico no tienes derecho a llamarte así. Pero si tienes tu despacho privado sí, ¿por qué?

Esto no tiene ningún sentido. Tampoco dan muchas respuestas, está ahí.

Anónimo dijo...

Hola! yo acabé el año pasado Psicología y aún no tengo muy claro que hacer. Estoy entre el PIR o un master de terapia de niños y adolescentes. ¿Cuál de los dos caminos creeis que es más rapido para ejercer la practica profesional?

Gracias.

Anarouss dijo...

Tras varios años ya después de publicar esta entrada, siguen existiendo dudas muy similares.
El PIR sigue teniendo las competencias muy claras, pero la lucha está por aclarar las competencias de aquellos que no acceden a la formación sanitaria especializada.
La práctica privada es un terreno poco vigilado, en el que los estándares de calidad y profesionalización no se comprueban, es decir, el cliente/paciente no sabe qué formación o titulación tiene que exigir al profesional que tiene delante.
La formación en clínica no es opcional para poder ejercer como psicólogo clínico.
No es legal hacer psicoterapia sin la formación correspondiente. Muchos licenciados/graduados en psicología, tras salir de la carrera, trabajan en el ámbito privado bajo el amparo de que lo que hacen "no es psicoterapia" o que "no tratan trastornos", por lo que muchos tiene la idea equivocada de que para trabajar en la privada "no es obligatorio" tener formación. Esto es, cuanto menos, peligroso.
Al inicio de exigir la f.s.e. (formación sanitaria especializada), es decir, el PIR, para ejercer como psicólogo clínico hubo un proceso de convalidaciones para dar cabida a todos aquellos profesionales formados y con experiencia que ya disponían de los requisitos para considerarlos clínicos.
No dudo que en este proceso se cometieran algunas injusticias al dejar fuera a personas que contaban con años de experiencia y formación, como el caso que comenta Anónimo, y como el caso de muchas personas que trabajaron durante años en otro país (caso de un compañero argentino al que le negaron el acceso al título clínico por la vía transitoria), sin embargo, me parece coherente que se empiece a regular qué y quién hace psicoterapia y que se exija una especialización y una formación.