viernes, 12 de septiembre de 2008

El leñador tenaz

Había una vez un leñador que se presentó a trabajar en una maderera.
El sueldo era bueno y las condiciones de trabajo mejores aún, así que el leñador se propuso hacer un buen papel.El primer día se presentó al capataz, que le dio un hacha y le asignó una zona del bosque.
El hombre, entusiasmado, salió al bosque a talar. En un solo día cortó 18 árboles.

- Te felicito -le dijo el capataz -. Sigue así.

Animado por las palabras del capataz, el leñador se decidió a mejorar su propio trabajo al día siguiente. Así que esa noche se acostó bien temprano. A la mañana siguiente, se levantó antes que nadie y se fue al bosque. A pesar de todo su empeño, no consiguió cortar más de 15 árboles.

- Debo estar cansado - pensó.
Y decidió acostarse con la puesta de sol.Al amanecer, se levantó decidido a batir su marca de 18 árboles. Sin embargo, ese día no llegó ni a la mitad.
Al día siguiente fueron 7, luego 5, y el último día estuvo toda la tarde tratando de talar su segundo árbol. Inquieto por lo que diría el capataz, el leñador fue a contarle lo que le estaba pasando y a jurarle y perjurarle que se estaba esforzando hasta los límites del desfallecimiento.

El capataz le preguntó:
- "¿Cuándo afilaste tu hacha por última vez?".
- ¿Afilar? No he tenido tiempo de afilar: he estado demasiado ocupado talando árboles.¿De qué sirve, empezar con un enorme esfuerzo que pronto se volverá insuficiente? Cuando me esfuerzo, el tiempo de recuperación nunca es suficiente para optimizar mi rendimiento.

Descansar, cambiar de ocupación, hacer otras cosas, es muchas veces una manera de afilar nuestras herramientas. Seguir haciendo algo a la fuerza, en cambio, es un vano intento de reemplazar con voluntad la incapacidad de un individuo en un momento determinado.

Este pequeño relato de Jorge Bucay siempre me ha gustado, pero desde que lo encontré plasmado en la primera página de mis apuntes PIR, se ha convertido en una lección a tener muy presente en una etapa como esta.
Dedicado a mis chicas MIR, PIR y FIR que sé que me siguen, leyéndome de vez en cuando. Porque compartimos obsesiones, preocupaciones y meta.
Por no perder en ningún momento el sentido de la responsabilidad, pero sin olvidar que el descanso, en todos los sentidos del término, es igual de importante que el esfuerzo y la tenacidad.
Porque, como me dijo cierta compi...hay vida más allá del ...IR.

3 comentarios:

Amanda Pinkleton dijo...

Echo en falta cualquier tipo de referencia a cierta opositora que las está pasando muy pero que muy putas... ¬¬

Anarouss dijo...

jajajajaja, pobre alma cándida...pero si solo llevas una semanilla! No te puede haber dado tiempo ya a psarlas p... !!
jejejejejeje

Comprende que me solidarice con los ..IR, que tenemos el examen a la vuelta de la esquina!! :-s

Anónimo dijo...

bueno...pues yo en cierto mdo me siento identificada..
aunque el MIR para el año q viene
ánimo mis niñas!!!!q todo va a salir genial!!!
ese 17-24 de enero la suerte estará con vosotras!!!!(y con vosotros)
besis mil