domingo, 25 de noviembre de 2007

La vergüenza ajena


Un poco en relación al subapartado de trastornos psicopatológicos curiosos, quiero comentar un fenómeno psicológico cuanto menos, eso: curioso.
Se trata de la vergüenza ajena. Es esa especie de intensa empatía que sentimos hacia alguien que está haciendo el ridículo y que nos hace avergonzar a nosotros de tal manera, que sufrimos las consecuencias fisiológicas de la vergüenza. Nos ponemos colorados, nos sofocamos y entonamos el "tierra trágame" como si de nosotros se tratara. Hasta ahi todo normal, ¿verdad? Todos sabemos de lo que hablo. Pues bien, os resulta algo normal como buenos hispanos que sois, ya que parece ser que la vergüenza ajena es un sentimiento que sólo los hispanos tenemos/sufrimos.
Hasta tal punto es la especificidad de éste, que a nivel "internacional" se conoce como "Spanish shame".
Existen muchas emociones vinculadas a la cultura y que son propias de un lugar concreto, como el niviuk de los esquimales (deseo de estar cerca de algo o alguien pequeño que inspira ternura) o el amae de los japoneses (deseo de ser protegido y amado por otro, gracias a la benevolencia de éste). Parece que a nosotros nos ha tocado sentir en nuestras carnes el ridículo de los demás.

2 comentarios:

Anxa dijo...

Yo del niviuk ese nña de ná. Pero del amae...no te diría yo que no...

Merucu dijo...

+1 a lo de que la vergüenza ajena se siente más en España que en el resto de Europa. No hay más que ver al turista estándar español y a uno de centroeuropa.

Ais, es que con chanclas y calcetín negro hasta medio pernil no puede salir de casa... ;)

Ya veo que la vergüenza nos puso en contacto. Tienes un lector desde ya.