lunes, 3 de diciembre de 2007

El derecho a ser irracional_II Parte

Para seguir con la reflexión sobre la racionalidad-irracionalidad, os copio el comentario de Coyote en la entrada anterior, para aquellos de vosotros que no los leais, porque me va a servir para enlazar con esta segunda parte, a modo de respuesta.


Creo que más que racionales, la sociedad nos pide que seamos predecibles. Vease la ultima entrada de "¿pero qué broma es esta? como dice la autora no es muy racional atender a esa llamada y no decir a la primera "esto es una coña" pero no criticamos que la respuesta sea la racional o no, sino que se comportan de fomra impredecible al haber asumido ante su pareja una fidelidad que no es tal.

La predecibilidad es otro rasgo "deseable" e impuesto de una forma u otra en nuestra “sociabilizada” cultura. Pero parece vincularse más con la propia adaptabilidad de la especie que con exigencias fundadas o no del contexto cultural. Nos gusta predecir las cosas porque nos sentimos más seguros, porque sentimos que así comprendemos el mundo. Si comprendemos el mundo, podemos explicarlo y predecirlo. Y si podemos predecirlo, podemos manipularlo y cambiarlo...Es la base de cualquier ciencia, entre ellas, también la psicología.
Es posible que la finalidad de imponer un comportamiento racional sea la de poder predecir el comportamiento ajeno y por tanto ejercer un control sobre éste. Tal vez tenga algo que ver también con la importancia actual a nuestra parte “racional”, la parte más “intelectual”.
Con esto no quiero decir que debamos desechar nuestra parte racional. En el equilibrio está la virtud... A veces ser “demasiado irracional” nos hace daño, nos hace distorsionar la realidad y atribuir causas y consecuencias aleatoriamente, haciéndonos sufrir. No, tampoco digo que no se deba ser racional. Tal vez no es la expresión más adecuada.

Cuando hablo de lo racional, hablo de sentir en lugar de pensar en las situaciones emotivas. Como decía en la entrada anterior, me refiero a pensar emocionalmente. Está muy relacionado con lo predecible, por supuesto, de hecho creo que es inseparable. Muchas veces intentamos “racionalizar” la situación para intentar sentir un control sobre la situación y sobre el otro que no solo no tenemos sino que debemos tener. Pongo como ejemplo, la interacción simple de dos personas. Una persona que planifica cada movimiento, cada palabra, cada pausa de las frases que emite está tratando de controlar la situación de la interacción, con el fin último, manifiesto o no, de controlar las respuestas de la otra persona (pretendiendo saber cómo va a reaccionar el otro ante un determinado estímulo). Aunque las teorías conductistas son bastante afines a mi forma de pensar, he de decir que no se ha logrado explicar el comportamiento humano con el simple esquema estímulo-respuesta. Así que para aquellos que traten de controlar las interacciones, decirles que es una tarea difícil y que, además del crónico dolor de cabeza que ello puede acarrear, se están perdiendo el placer de la comunicación emocional; de expresar lo que uno desea decir y de, además, escuchar lo que el otro de verdad quiere contestarle.

3 comentarios:

Anxa dijo...

No entiendo por qué me citas en un artículo titulado "El Derecho a ser Irracional"... :-p

Coyote dijo...

Cita mía Anxa, cita mía.
Sigo en lo mismo de antes, pero me he dado cuantade que es una cuestión de significantes, donde tu dices racionalizar yo digo estimar. Es decir la persona que planifica la interacción lo hace basándose en esquemas de como se comportan las personas y estima las respuestas que se darán ante determinados estímulos.En efecto ahí es donde compartimos la opinión. Yo con razón me refiero a la búsqueda del individuo del máximo beneficio propio o del grupo.
Ejemplo práctico volviendo a la sociedad: Nochevieja, en vez de salir me quedo estudiando dada la cercanía a los exámenes, todo el mundo se preocupa por mí pues no es normal que en esa noche yo no esté ciego como un piojo rodando por cualquier superficie horizontal. Frente a lo racional de estudiar 19 días antes de los exámenes la sociedad me pide que sea predecible y me empoceñ. Conclusión: la de siempre, oiga, si no es culpa mía, la sociedad me empuja.

Anarouss dijo...

jajaja! Usas un lenguaje muy matemático...estimar (palabra utilizada para no pillarse los dedos diciendo predecir, ya que incluimos el error), no es a lo que yo me refería con racionalizar. Es una parte del racionalizar. Y no te servirá para justificar el ciego de nochevieja, lo siento, jeje, ni ese ni el de ninguna otra noche. Aunque estamos de acuerdo en que no serás demasiado racional esta nochevieja, como no lo fuiste en ninguna de las anteriores...y esto no es una estimación...es una predicción.